En Español

La “crisis constitucional” de Ted Cruz

(Una versión de esta columna fue publicada en la edición impresa y digital de La Opinión.)

El senador Ted Cruz es un hombre muy inteligente.

Educado en la facultad de derecho de Harvard, trabajó en la Corte Suprema de Estados Unidos como asistente de William Rehnquist, el otrora presidente del tribunal. Años más tarde, Cruz representaría al estado de Texas como su fiscal general frente al máximo tribunal.

El hombre sabe de leyes.

Resulta curioso que Cruz —al día siguiente de las elecciones que le dieron la victoria a los Republicanos en el Congreso— decidiera enviarle una carta a Harry Reid, el líder demócrata del Senado. La misiva no tenía nada que ver con la victoria.

En dos párrafos, Cruz le expresó a Reid su consternación por la intención del presidente Barack Obama de actuar de forma unilateral para “otorgarle amnistía” a inmigrantes indocumentados.

Lo de “amnistía” no es nada nuevo para Cruz, pero esto otro sí lo es: dijo que el actuar de Obama “creará una crisis constitucional”, de modo que el Congreso se verá obligado a “restaurar la separación de poderes”. Instó a Reid a “proteger la Constitución” y a hacer todo lo posible para “balancear” el poder del presidente.

Pero lo que escribió Cruz es una contradicción. Y es inverosímil desde un punto de vista constitucional.

Cruz se contradice porque al inmiscuirse en lo que puede o no puede hacer Obama, él mismo se está entrometiendo en las labores de otro poder del Estado. La tarea de Cruz es aprobar o revocar leyes; la de Obama es hacerlas cumplir.

Pero Obama también puede no hacerlas cumplir. La decisión de no deportar a alguien es lo que se conoce como “discreción procesal”, una facultad del Ejecutivo que se extiende a toda ley habida y por haber: ambientales, penales, tributarias, administrativas, etc.

Allí también, Cruz no puede decirle a Obama qué hacer y qué no hacer. No es de su competencia.

Además está el hecho de que nadie sabe lo que se propone Obama. Sólo se sabe que actuará antes de fin de año y que actuará dentro de los límites de la ley. Entre sus planes se rumorea que expanda el programa de acción diferida para que beneficie a más indocumentados.

¿Pero es el programa de acción diferida ilegal? Si DACA desde un comienzo fue un problema constitucional, ¿por qué nunca se tomaron medidas legales para detenerlo?

Kris Kobach, el secretario de estado de Kansas —además de artífice de la ley SB1070 en Arizona— hizo lo que Cruz o Boehner nunca hicieron y demandó al gobierno federal por establecer el programa de acción diferida.

En julio del año pasado, la demanda fue desechada por un juez federal.

Y es muy probable que cualquier demanda que Boehner o Cruz presenten —si es que se atreven—, también sea desechada. No por falta de argumentos, sino porque el Poder Judicial sí sabe de separación de poderes. Al no ser elegidos por voto popular, sus jueces prefieren no meterse en contiendas políticas ajenas. Y mucho menos si no hay crisis constitucional alguna.

Esto es algo que Cruz, más que nadie, sabe muy bien.

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s